Colegio Ikasbide Ikastetxea

Un porcentaje alto de escolares no dedica tiempo suficiente a realizar un desayuno saludable.

Esta primera ingesta de alimento es fundamental para comenzar el día y representa según la unánime opinión de científicos y de estudios en salud, un hábito saludable en relación con la prevención de riesgos cardiosaludables.

Ikasbide y Scolarest (empresa que suministra la comida) llevamos ya tres años realizando un taller en el que tratamos de acercar a los niños desde edades tempranas la necesidad de que presten atención a su modo de desayunar.

La actividad consiste en ofrecer un charla informativa, impartida por especialistas, fichas para colorear, para después degustar un verdadero desayuno cardiosaludable. El desayuno consta de fruta, productos lácteos, pan, aceite, galletas, jamón, etc.

Los objetivos de ese taller son:

  1. Potenciar el consumo de fruta en el desayuno.
  2. Disminuir el consumo de bollería, a favor del pan y cereales, no excesivamente azucarados.
  3. Potenciar el consumo de derivados lácteos (leche, queso, yogures) con objeto de aumentar la variedad del desayuno.
  4. Potenciar el consumo de aceite de oliva en el desayuno frente a la mantequilla.
  5. Dedicar más tiempo a desayunar, 5 minutos no son suficientes para desayunar correctamente.

Un año más, el colegio Ikasbide de Bilbao ha participado en el programa Agenda 21 Escolar.

Agenda 21E es un proyecto de educación ambiental que tiene como objetivo fomentar la calidad y sostenibilidad del centro educativo dentro del ámbito más global de desarrollo sostenible de todo el municipio.

El desarrollo de Agenda 21 está basado en la colaboración entre los colegios y los Departamentos de Educación y de Medio Ambiente del Gobierno Vasco, que han adquirido por su parte, un claro compromiso dentro de la estrategia Ambiental Vasca por la Sostenibilidad 2002-2012 y ofrece tanto los recursos humanos como materiales (subvenciones, material didáctico, etc.) necesarios para su desarrollo.

Agenda 21E es un espacio participativo en el que colaboran tanto los profesores dinamizando y adecuándo el currículo con diversas actividades dentro de cada asignatura, como los alumnos como verdaderos protagonistas, y la familia, que interviene en la organización de las actividades y ofreciendo en casa un modelo cotidiano de vida ecologicamente responsable y sostenible.

Son muchas las oportunidades que ofrece el programa, tanto por su filosofía educativa y ambiental, como por el compromiso que adquiere hacia el municipio:

  • Es un instrumento eficaz para contribuir a formar ciudadanos responsables y comprometidos.
  • Está basado en la colaboración, el compromiso y la participación del alumnado.
  • Promueve la relación escuela-localidad, desarrollando la idea de que sus bienes nos pertenecen a todos y todos los tenemos que respetar.

En el colegio Ikasbide venimos trabajando en este proyecto de Agenda 21 desde su inicio, en el curso 2004-2005. Todos estos años nos hemos preocupado de fomentar valores de respeto hacia el medio abiente y conservación de la naturaleza, apostando por un desarrollo sostenible con actividades de:

  • Recogida de papel y plástico: en todas las aulas hay siempre una caja de cartón para recoger el papel con el fin de reciclar y en los patios tenemos papeleras para reciclar el plástico.
  • Recogida de pilas.
  • Talleres de reciclaje de papel.
  • Modificación de luces, grifos... con dispositivos que garantizan el ahorro.
  • Actividades relacionadas con temas medioambientales: ir a plantas de Reciclaje, depuradoras, Garbigunes (centros de recogida selectiva de residuos domésticos)...

En el proyecto participa todo el colegio aprovechando todas las materias para introducir de una forma u otra aspectos relacionados con el medio ambiente, pero además existe un “comité ambiental” formado por un voluntario de cada clase de Secundaria y uno por cada ciclo de primaria que representan a nuestro colegio en las diversas actividades.

Proceso de trabajo

La Agenda 21 escolar no se queda sólo en los centros escolares, es importante conocer el entorno, qué ocurre en él, ¿qué pasa con los residuos y con el agua en nuestro barrio?

Para ello, todos los  colegios incluidos en el programa, realizan un:

1. Diagnóstico de barrio (plano del barrio con el nº de contenedores, nº de fuentes y uso de las mismas, tipo de alumbrado y de semáforos (bajo o alto consumo)

2. Diagnóstico del colegio (reciclaje, consumo de agua, de luz, y papel)

Este diagnóstico se presenta en el Foro Interescolar del que surgen:

3. Mejoras a realizar.

Que da lugar a un conjunto de:

4.Compromisos y Peticiones: Compromisos 2007/2008 (Controlar el consumo de agua en el colegio, reducir el consumo, reutilizar y reciclar  de papel etc…). Peticiones 2007/2008 (adaptar los contenedores al las necesidades, agrandar el tamaño de la boca de los contenedores amarillos, limpieza del alcantarillado para reducir inundaciones, ampliar el horario de depósitos de textiles y aceites...).

Que los alumnos presentan públicamente en un Pleno anual del Ayuntamiento de Bilbao

Además, cada año, como actividades generales, los alumnos de 1º de ESO van a la depuradora de Sollano y los de 2º al vertedero de Artigas donde pueden comprobar en primera persona, dos actividades locales en pro del reciclaje. Los alumnos de primaria tienen todos los años la oportunidad de visitar los parques naturales de Urkiola y Cabárceno para disfrutar del contacto directo con la naturaleza, aprendiendo a valorarla y respetarla.

Todo un ejemplo de cooperación, compromiso y respeto. 

El viajar es como el arte de caminar y el caminar el arte de conocer sitios nuevos. Este ha sido uno de los objetivos de este entrañable viaje donde hemos podido ver gentes y culturas diferentes que tienen un denominador común: EL CAMINO DE SANTIAGO.

Desde Bilbao industrial y cosmopolita, la Castilla medieval, León romana, O'Cebreiro celta y montañosa... y finalmente Santiago de Compostela, patrimonio de la Humanidad; santo y seña de este bonito recorrido.

Teníamos ganas de salir y ver, ver paisajes y pueblos diferentes pero no con la velocidad de un coche, sino con la lentitud contemplativa del tren de la Robla, con sabor a historia ferrona y olor a pucheras. Entendemos que es una manera diferente y singular de aprender y relajar un poco el rítmo frenético de vida que tenemos.

Hemos tenido la gran suerte de observar campos, pantanos, montes, monasterios, pueblos y capitales. Ha sido tremendamente relajante e interesante a la vez, el ver cómo cambian los paisajes y las inclemencias metereológicas que también han diseñado y dado color a este bello recorrido: las nubes de Bilbao, la nieve de O'Cebreiro, los chaparrones de Lugo y el sol de Santiago... todo ello ha contribuido a dar realismo a estas tierras que, aunque con diferencias importantes, tienen un punto de encuentro: EL JACOBEO.

Estas líneas son para los amantes de la vida, de la cultura, del románico, de la tradición, del viaje mochilero, pausado y un tanto aventurero; donde lo instantáneo e imprevisto llenan los minutos de cada día y cada paso abre las puertas de lo desconocido.

Si el camino se hace al andar decir que este nuevo proyecto ha sido innovador en el sentido que hemos abierto una nueva ruta hacia Santiago. Si la primera vía la abrió GONTESCALCO, obispo de Le Puy en el año 915; decir también que por mar y por tierra se abren innumerables itinerarios que conducen a la tumba del Apóstol: desde las islas Fröe, Armenia, Tolouse, Orthez, Somport, Roncesvalles y ahora también desde IKASBIDE.

Carlomagno, Rodrigo de Vivar, San Francisco de Asís, los Reyes Católicos, papas, Reyes, Presidentes, comerciantes, maleantes, abuelos, nietos, padres, alumnos y profesores... anónimos en su inmensa mayoría, quienes con sus pasos han abierto camino al andar.

Creemos haber tenido una experiencia que ha sido positiva para todos, en la cual hemos querido demostrar que es factible compaginar la teoría con la práctica. No han sido unos días de vacaciones, ni mucho menos... han sido unos días en los que hemos convivido y recordado cosas aprendidas en el aula. No hemos dormido en hoteles, sino en albergues donde hemos encontrado gente de otros lugares y esperamos haber dejado un grato recuerdo allí por donde hemos pasado.

Recalcar también que no se han perdido ni tiempos, ni materias porque podemos afirmar con rotundidad que hemos trabajado el arte, las naturales, la religión, el euskera, la educación cívica, el deporte... y reforzado valores como el respeto, la solidaridad y el compañerismo.

De la misma manera, subrayar que este Camino cultural internacional enseña, y hemos aprendido qué son los arcos de medio punto, las bóvedas de cañón, los contrafuertes, los arbotantes, las vidrieras, los castros celtas, fortificaciones... y también hemos podido compartir momentos especiales con catalanes, italianos, franceses, australianos, japoneses, gallegos, con el párroco de San Isidoro de León, con la perrita Koika, y otros que cada uno llevamos en nuestro interior.

Este CAMINO ha incluido muchas y variadas cosas entre las que destacamos la amistad, el diálogo, la solidaridad, la intercultularidad, el misterio...

En fin, todas estas y otras anecdotas son parte de esta bonita experiencia donde padres, alumnos y profesores hemos tomado parte en un mismo proyecto, y esperamos haya servido para interiorizar cosas que no se ven en un libro, ni se aprenden para un examen... porque el CAMINO no es una simple definición, sino un cúmulo de elementos y situaciones que se entremezclan: leyendas, milagros, respeto, amistad, sonrisas, lágrimas, ampollas, gastroenteritis y sueños que confluyen finalmente en una satisfacción personal al ver el objetivo cumplido. Un objetivo difícil y costoso pero que ha servido para demostrar que las cosas que cuestan se valoran más.

Esperamos, que esta salida, la tengáis grabada en vuestras mentes y que sepáis también que no hemos pretendido más que recopilar pequeñas tradiciones del pasado, para convertirlas en grandes tesoros del presente.

Antes de finalizar, nos gustaría agradecer a todas y todos los que habéis tomado parte en este proyecto: al Claustro y trabajadores de Ikasbide, que de una manera u otra habés apoyado y trabajado para que saliera adelante; gracias por vuestro ánimo, por vuestras sustituciones, por vuestras llamadas, por vuestros SMS.

Gracias a los padres y madres que nos han acompañado y los que por otras causas no nos han podido acompañar. Vuestra labor es imprescindible para que el proyecto tenga futuro.

Gracias a la Asociación de Padres y Madres del Colegio por sus ánimos, trabajos y aportación monetaria.

Y en definitiva, GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS a toda la Comunidad Educativa del Colegio Ikasbide, estamos seguros que año tras año y paso a paso, iremos entre TODOS y TODAS mejorando el Proyecto

Para concluir, subrayar que todos los participantes hemos recibido como colofón “LA COMPOSTELA” que de una manera física y personal nos la han dado en mano; pero un recuerdo especial a quienes aún deseándolo, no han podido estar físicamente con nosotros, pero han estado en nuestra mente y por lo tanto han sido merecedoras de la misma.

Esperamos que en años posteriores se vuelva a repetir esta experiencia. Gracias a todos en el despertar de esta pequeña reflexión y ... ¡BUEN CAMINO, PEREGRINO!

"Todos hemos de cooperar... aquí cada cual tiene su sitio, su deber, su responsabilidad..."

Pedro Poveda

Boletín Ikasbide

Introduce tu dirección de correo electrónico para recibir nuestras noticias directamente a tu email: